Comienza a desarrollarse un novedoso mapa de Chagas en Argentina

La Fundación Mundo Sano, la Fundación Bunge y Born, y Grandata sellaron una alianza estratégica con el objetivo de desarrollar un mapa actualizado de riesgo de Chagas y, potencialmente, de otras enfermedades infecciosas que afectan a poblaciones en situación de vulnerabilidad en Argentina.

El trabajo conjunto e interdisciplinario que llevarán adelante estas organizaciones combinará miles de millones de registros anónimos de llamadas telefónicas con bases de datos epidemiológicos, sociodemográficos y sanitarios, a fin de identificar patrones migratorios e inferir potenciales
nichos de infección por Chagas, incluso en zonas no endémicas.

Así, se podrá optimizar la asignación de recursos para diagnóstico, tratamiento y educación para la prevención. “Este proyecto, cuyos resultados preliminares se conocerán a fin de año, es de gran relevancia porque aborda una problemática que no se acota a una zona del país. Las personas migran permanentemente y hoy el Chagas afecta, por ejemplo, a distintas zonas del Gran Buenos Aires. Contar con este mapa de riesgo permitirá establecer un diagnóstico certero y llevar adelante campañas de educación para la salud y prevención efectivamente direccionadas”, afirma Gerardo della Paolera, Director Ejecutivo de la Fundación Bunge y Born.

“Este Mapa de Riesgo es una gran contribución al sector de la salud porque utilizando analítica de Big Data podemos ubicar geográficamente a los potenciales enfermos de Chagas que habitan zonas endémicas y no endémicas de nuestro país, y articular todos los pasos para que puedan acceder a su diagnóstico y tratamiento, que es gratuito en todos los centros de salud y hospitales públicos”, afirma Marcelo Abril, Director Ejecutivo de la Fundación Mundo Sano.

El proyecto parte de la hipótesis de que los grupos poblacionales que tienen un alto nivel de comunicación con zonas endémicas como el Gran Chaco, ya sea que hayan vivido o tengan vínculos con esas zonas, tienen mayor probabilidad de estar infectadas. El área geográfica se determina a partir del lugar desde donde se realizan las llamadas y luego en un mapa se muestran aquellas zonas receptoras del volumen total de comunicaciones con la zona endémica.

“La información de los registros, que se trabaja por antenas, está encriptada, lo que mantiene el anonimato y asegura alta confiabilidad. Sin embargo, ese universo de datos permite inferir atributos de edad y género de la población a nivel de área geográfica”, destaca Carlos Sarraute, Director de Investigación de Grandata.

Tags: , , ,

Dejar un comentario