Desafíos de la comunicación para Organizaciones Sociales en tiempos de hiperconectividad

La Asociación Civil Comunia junto a la Escuela de Posgrados en Comunicación de la Universidad Austral, invitan a participar de una nueva edición del Programa de Comunicación para las Organizaciones de la Sociedad Civil (COSC), que se desarrollará entre el 10 de julio y el 8 de octubre de 2019. Este año es la quinta edición del Programa, constituido como el único en Argentina que apunta al fortalecimiento institucional de las organizaciones sociales a través de la comunicación. El posgrado, destinado a profesionales de la comunicación y carreras afines, se desarrollará en 14 clases -los martes de 9.30 a 13.30 horas- en la sede de Capital de la Universidad Austral (Cerrito 1250).

Quienes deseen inscribirse al posgrado, pueden contactarse por mail a admisionesepc@austral.edu.ar, por teléfono al 5239-8052 o ingresando al siguiente link: www.austral.edu.ar/cosc

Les dejamos unas palabras de Roxana Fantin, quien es la Fundadora de Comunia y Directora Académica del Programa de Comunicación para las Organizaciones de la Sociedad Civil

“Amanecemos chequeando Whatsapp, leemos alguna noticia que nos ofrece nuestro buscador – que ya sabe los temas que nos interesan-, vemos Instagram, respondemos mails y la lista sigue a lo largo del día. Esta rutina no es propia de un profesional de la comunicación, sino de todas las personas que acceden a las redes sociales. Entonces ¿qué es lo propio de nuestra carrera?

Los desafíos para quienes nos desarrollamos en el campo de la comunicación son muchos y, si además el trabajo es en el interior de una organización social, los retos se intensifican. Como punto de partida, una de las diferencias más significativas con el sector privado radica en que, mientras aquel busca posicionar marcas, las organizaciones sociales tenemos que posicionar causas. Sin dudas, esa es una de nuestras principales metas.

Otro de los retos que se nos presenta tiene que ver con que nuestra misión se cumple por fuera de la organización y, en ese sentido, no es posible apropiarnos de ella. ¿Qué significa esto? Que las soluciones, los caminos y las estrategias no pueden pensarse sólo desde adentro, tenemos que articular con el afuera. Somos, además de comunicadores, intermediarios sociales.

Tampoco somos autónomos, o no tanto como lo puede ser una empresa que tiene una identidad, una propuesta y un equipo con dedicación exclusiva para llevarla adelante. En nuestro caso somos personas integrando un espacio y a la vez formando parte de otros. Entonces, si no nos articulamos con ese otro que está afuera no tenemos capital social y no podemos operar.

Esta falta de autonomía no es algo negativo, sino que lo percibimos como una fortaleza ya que es lo que nos da credibilidad, haciendo que un trabajo social genere confianza y que el gobierno te elija como un interlocutor válido en una comunidad o que una empresa te busque por tu capital social.

Tenemos por delante un camino difícil. Tener una idea y querer generar un cambio positivo no necesariamente se transformará en un proyecto social que logre tener impacto. Sin embargo, para sortear cualquier desafío, es primordial contar con una estrategia y con ese sentido es que venimos desarrollando el Programa de Comunicación para las Organizaciones de la Sociedad Civil, un espacio que busca reunir a los diferentes actores que trabajamos en el área y poner en común los retos que se nos presentan cotidianamente. Superarlos requiere sin dudas de la visión de los otros y el trabajo en conjunto.

Desde hace cinco años quienes participamos del Programa–sea desde el rol de profesores o de alumnos- hacemos de él un espacio para pensar cómo hacer de la comunicación una estrategia que nos ayude a logar impacto social.”

Tags: , ,

Dejar un comentario