Consulta a 500 jóvenes realizada por Fundación SES

Jóvenes y Pandemia: Sienten aburrimiento, aprender en la virtualidad les gusta poco, y sus preocupaciones en el contexto de pandemia es el impacto económico. Necesitan escucha y contención y tienen interés en participar de actividades comunitarias para ayudar a quienes más necesitan.

¿Cuáles son los efectos en la vida diaria de las juventudes en pandemia? ¿Cuáles son sus principales intereses?

Como parte de la necesidad de conocer en profundidad el contexto que atraviesan las juventudes en pandemia, Fundación SES lanzó la campaña #SumarNosSuma la cual consiste en una serie de encuestas dirigidas a Jóvenes, Familias y Organizaciones Sociales de la Argentina que arrojan información precisa sobre condiciones de vida, necesidades e intereses de algunas poblaciones. En esta oportunidad, los primeros datos relevados corresponden a las encuestas y entrevistas realizadas a 511 jóvenes priorizando la franja de 16 a 24 años de distintas provincias de Argentina con prevalencia en las regiones Buenos Aires, AMBA y NOA.

Los efectos de la crisis social, económica y sanitaria que atravesamos no impactan igual en todas las poblaciones. Allí donde hay mayores desigualdades y exclusión los daños son, sin dudas, más significativos. Esto es identificado por los y las jóvenes encuestados. El impacto de la caída de ingresos económicos durante la cuarentena fue registrado por el 52% de ello/as.

Las principales preocupaciones en este sentido, son el impacto económico (32,3%) y el aburrimiento (31,6). En el primer caso, con más énfasis entre quienes no estudian y, en el segundo, con más peso entre quienes estudian. La convivencia y el hacinamiento son las preocupaciones que le siguen.

Educación en cuarentena “No me gusta, es muy difícil sin los profes. No están los compañeros, yo extraño los compañeros” (Grupo Focal de estudiantes, Tucumán) La educación mediada por las tecnologías requiere ser pensada desde múltiples dimensiones. Las más significativas son: el acceso a internet, el acceso a dispositivos y recursos tecnológicos y finalmente el desarrollo y planificación de didácticas en la virtualidad.

La mayor parte de los y las jóvenes encuestados se encuentra realizando tareas escolares, pero las percepciones de esta dedicación son vividas como una experiencia difícil. Los principales obstáculos en la experiencia educativa que manifiestan son la conectividad (ausencia o baja calidad), la falta equipamiento tecnológico, la falta de acompañamiento docente, la “soledad” para realizar las actividades y las dificultades para organizar los tiempos de estudio. A 6 de cada 10 jóvenes encuestado/as no le gusta o le gusta poco estudiar virtualmente y 7 de cada 10 dispone de hasta 10 horas semanales para estudiar de modo virtual.

Como principales necesidades para aprender virtualmente los y las jóvenes manifiestan la importancia de contar con acceso a internet de calidad (38%); de tener computadora o tablet (28%); de saber usar plataformas educativas (12%). La escucha, contención y el acompañamiento entre las principales necesidades “El apoyo emocional es clave, los procesos de introspección pueden ser muy valiosos o autodestructivos” (Grupo Focal jóvenes de Mar del Plata) Entre las principales necesidades que identifican los y las jóvenes predomina el acompañamiento (especialmente para estudiar) y la contención (en el plano emocional). En el primer caso, tiene aún más presencia entre quienes tienen entre 16 y 17 años, mientras que la contención/escucha aparece como principal necesidad entre quienes tienen entre 18 y 24 años. En lo que hace a la ayuda del Estado, destacan el acceso a internet, apoyo económico y alimentario.

Ante la consulta sobre lo que necesitan del Estado, manifiestan principalmente la respuesta a sus necesidades económicas (ayuda social, trabajo formal) y en recursos (conectividad y dispositivos) para acceder a la educación virtual.Por último, es valioso relevar que los y las jóvenes (mujeres principalmente) se muestran dispuestos a participar en actividades de ayuda social a quienes se encuentran en mayor riesgo ante la pandemia, principalmente a mujeres afectadas por violencia de género, adulto/as mayores y en barrios populares.

Estos datos y otros se encontrarán de forma ampliada en el informe Fundación SES es una Organización de la Sociedad Civil que desde 1999 trabaja por la promoción y restitución de derechos de las juventudes. Su labor aporta a la inclusión social, educativa, económica, laboral y ciudadana de las juventudes teniendo en cuenta sus trayectorias y sus contextos. SES realiza esta tarea desde dos perspectivas: a partir de la construcción de redes y alianzas (asociatividad), que implica la construcción de relaciones colaborativas y el fortalecimiento de distintas organizaciones de la sociedad civil; aportando a la co-construcción de políticas públicas junto al Estado, principal promotor y garante de Derechos.

Tags:

Dejar un comentario